martes, 22 de mayo de 2012

¿Un derecho el horario de los albergues?

Un artículo publicado en el periódico La Nueva España recoge varios testimonios de peregrinos que se quejan del horario del albergue de peregrinos de Oviedo. También los de varios comerciantes y hasta la reacción del partido IU del Ayuntamiento de la ciudad. No recoge así el testimonio de los hospitaleros, personas anónimas que dedican su tiempo a atender y acoger al peregrino todos los días del año. ¿Es justa la reivindicación que hace este periódico? ¿No sería más lógico enfocarla en la labor del hospitalero para concienciar a los oveteneses y conseguir que más gente se ofrezca hospitalera?


7 comentarios:

  1. Soy Hospitalero Voluntario del Camino de Santiago en otra ciudad. Doy mi tiempo y mi trabajo gratis en favor de los peregrinos, encantado de haceerlo ya que gracias a Dios lo puedo hacer. Pero dicho esto, los peregrinos deben informarse bien de los privilegios y desventajas que conlleva ponerse a hacer el camino alojándose en albergues (muy baratos o algunos incluso totalmente gratuitos). Mi pegunta es la siguiente, ¿están estos peregrinos asistidos de derechos suficientes para poder exigir en los citados albergues donde se alojan, lo horarios que a ellos les puedan convenir?. Sólo, decirles que hay en España una buena red de hoteles, hostales, pensiones, casas rurales y otra serie de establecimientos para poder alojarse donde posiblemente estén encantados de recibirlos con los brazos abiertos las 24 horas del día. Un saludo. Ceferino

    ResponderEliminar
  2. Hola, soy y sere peregrino. Me parece que se esta perdiendo el norte con algunos temas, Me parecen muy bien los horarios que tienen los albergues, si no te interesan es muy facil, tienes la opcion de dormir al raso o te alojas en un hotel.
    Quiero enviar un saludo afectuoso y mi mas sincero reconocimiento para con todos los HOSPITALEROS. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Soy peregrina y hospitalera voluntaria, como peregrina soy consciente que cuando hago el camino pasaré por muchos albergues que, por un precio módico y las más de la veces "irrisorio" me dan alojamiento y ayuda humana personas que lo hacen en calidad de voluntarios... no cobran nada dedicando su tiempo!! Como hospitalera pienso que este tema está fuera de lugar... en el albergue del cual regresé ayer después de una semana de hospitalera hay un cartel que pone: El turista exige, el peregrino agradece. Y como dice Ceferino: en España hay una fantástica red de hoteles, hostales, pensiones y casas rurales donde pueden ir todos los que necesitan otro tipo de horarios.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con los tres comentarios anteriores

    PD
    Soy Peregrino y HOSpitalero VOLuntario

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. PERDÓN, HE ELIMINADO PARA PODER CORREGIR UNA ERRATA. PIDO DISCULPAS.
    Por supuesto, no hay nada que ampliar a lo anteriormente comentado. El peregrino, como tal, debe agradecer siempre y siempre debe ver el lado bueno de las cosas aunque éstas, en alguna ocasión, pudieran parecer no tan buenas... Lo más importante para él es el Camino y lo demás son ayudas para realizarlo. Lo que se salga de este pensamiento se sale del espíritu de la senda jacobea.
    De todas formas y sin querer ofender a nadie, debo significar que en el invierno el Camino se vive de otra manera y el peregrino es mucho más espiritual -aunque de todo hay; pero la inmensa mayoría es de una "pasta" muy especial-. Yo ya he hecho CUATRO VECES el Camino en los tres meses del invierno (1.000 ó 2.000 kms. de recorrido) y puedo asegurar que así es... ¡Gloria y honor al peregrino de invierno! -y a los demás también, claro-. Incluso, los albergues de cobro que están abiertos en invierno lo hacen casi "por altruismo" -entiéndase- porque no van a sacar lo mismo que en el verano... Todo es diferente... La masificación no existe y los nervios no están a flor de piel... Todo es tranquilidad, sosiego, compañerismo al calor de una buena chimenea... Bueno, no sigo... Lo dicho.

    ResponderEliminar

Entradas populares